Brand New

Comentario del Director de la Biblioteca Nacional sobre “Modelos Peruanas”

July 18, 2017

Alejandro Neyra, diplomático peruano y nuevo Director de la Biblioteca Nacional, tuvo la amabilidad de enviarme un comentario breve sobre el libro. Me confesó que lo leyó de un tirón, y me brindó un review con anécdotas personales sobre como él ha percibido este tema en su propia infancia.

Aprovecho la ocasión para invitarlos este 28 de Julio a las 8pm a la segunda y última presentación de “Modelos Peruanas (que se ven peruanas)”. Me acompañará la periodista Patricia del Río (que escribió el prólogo) y el equipo del Ministerio de Cultura, encabezado por el ministro Salvador del Solar y el viceministro Alfredo Luna. Es ingreso libre!

“En la adolescencia, viví siempre anhelando volver a un pasado en el que las fotografías me mostraban “rubio” (valgan verdades, se trataba en el mejor de los casos de un castaño que mi familia quería siempre aclarar en todo sentido del término). Lo cierto es que aquella etapa de reconocimiento y de duda permanente, en mi caso específico marcado por un perfil prominente y acné incontinente, se mezclaba con ese deseo de parecer siempre más blanco de lo que era, en un colegio privado de Breña en el que un religioso –sí, un religioso- se empeñaba en resaltar las cualidades de aquellos que por gracia divina habían nacido más claros que otros o tenían, por casualidades del destino, apellidos que sonaran extranjero (de entre ellos los italianos y alemanes los más apreciados, no sé si por escasos o por alguna recóndita y ridícula filiación nazi-fascista).

Las bromas que recuerdo de parte de aquel religioso -de origen characato, a más inri- iban contra aquellos que tenían nombres extranjerizantes y apellidos autóctonos. Su broma más indeleble era aquella de un exalumno de rostro andino que al volver de los Estados Unidos se apellidaba Wakinson y que, en la realidad era Huaco. Todo lo que pueda decir de aquel salón de clase explotando de risa y burlándose sin piedad del compañero que el hermano Carlos agarraba de punto resultará poco. Solo un compañero osó alguna vez insinuar que aquellas historias de discriminación sufridas por un cholo en el extranjero fueron vividas en carne propia por el mismísimo religioso, quien intuyendo aquel comentario estampó una cachetada que aun me parece escuchar en el rostro de mi compañero. Quizás la ficción resista mejor las descripciones de mis compañeros, sus reacciones y sus tragedias íntimas.

Adriana Seminario ha escogido la no ficción para retratarnos esa tragedia íntima de la diferencia que chicas que pretenden ser modelos desafían día a día, batiéndose contra estereotipos e ideas preconcebidas de lo que es la belleza. Su libro sacude y despierta y nos hace reflexionar sobre el Perú como “crisol” de diversidad -que de país modelo por cierto no tiene nada- y que es tan lejano aún como las pasarelas a las que han llegado mujeres que están presentes en sus páginas. Su experiencia y su visión de un mundo que es además preconcebido como frívolo pero que tiene más complejidades y competencia que el de mi propio salón de clases de adolescente, resulta necesario y se agradece profundamente”.

Comments