Fashion

Jardin du Palais-Royal

31st March, 2019

Fotografía: Mirella Ramírez. Instagram @ellamirez

Hace un par de semanas descubrí que ciertas camisas de mi novio me quedaban como anillo al dedo. Estructuradas, frescas, algodón suave y cómodo y tonos como este rosa pálido que calza perfecto con la primavera que acaba de llegar a París.

Ahora, por qué las camisas de él? No tengo yo acaso camisas estilo boyfriend? La verdad, no. Cada vez que he comprado camisas para llevar con este estilo en marcas femeninas o tiendas por departamento, no me han convencido. La razón principal? No son lo suficientemente estructuradas para mi gusto. El cuello se chorrea. Las mangas se resbalan. Me da la impresión que no las estructuran lo suficiente con la idea de que como va a ser una camisa femenina, lo mejor es darle un corte un poco más ‘soft’. Personalmente, yo lo detesto. Por eso, cuando descubrí las camisas Charles Tyrwhitt de J., y dio la hermosa casualidad que tenemos casi la misma estructura de hombros (él tiene unos centímetros más), inició una etapa de usar camisas todos los días para mí, y de no tener suficientes camisas limpias para ir al trabajo para él.

Si me preguntan, voy a comenzar a comprar mis camisas en Charles Tyrwhitt sin dudarlo a partir de ahora. La marca es inglesa, exclusivamente masculina y nunca han tenido una aproximación a una línea de mujer. Y sin embargo, heme aquí asombrada con que son la única marca que tiene el fit y el corte adecuado para mí, mujer de 1.77m y con hombros prominentes debido a esos años de natación durante mi infancia.

Sin embargo, comprar ciertas prendas en marcas de hombre, sobretodo camisas y polos, no es algo novedoso si llevan leyendo el blog por un buen tiempo. Y si acabas de llegar a Androgyny, o éste es uno de los primeros posts que lees por aquí, te comento que éste es uno de los pilares de blog. Si eres mujer pero encuentras que te sientan mejor el corte de una marca de hombre, o un estampado en un polo que nunca encuentras en marcas femeninas, ve por ello. Si eres hombre, y te parece que ciertas casacas de mujer te van mejor, o que el cabello largo es más lo tuyo, excelentísimo.

Diez años después —FYI, estoy por aquí desde el 2009— la fórmula sigue vigente.

Get social

Check it out