Brand New

Modelos peruanas que se ven Peruanas

March 12, 2016

10857768_10152520087272308_3628392755949669340_nEscribí un libro en el 2014. Es un proyecto que realicé en la universidad, bajo la guía de mi entonces profesor, el escritor Juan Manuel Robles. De hecho lo anuncié en Facebook, porque no podía más con la emoción de culminar un proyecto de casi un año de trabajo. Muchas entrevistas a muchas personas. No sólo modelos, sino también antropólogos, sociólogos, psicólogos, periodistas y conocedores del rubro de la moda.

Hoy vi el reportaje del fotógrafo Yayo López, en la revista Somos, y quedé alucinada. Desde una perspectiva más amplia (retratos de mujeres bellas de todo el Perú), desbloqueó una suerte de ampliación de mi libro. Por eso, hoy me animo a compartir unos párrafos con ustedes. Y reafirmo la promesa que lo sacaré. Completo.

yayo1yayo2yayo3

La moda es un tema cultural. Es complicado comparar una capital de moda como Milán a lo que ocurre en calles como las de Lima. Complicado, y sin sentido. Cada cultura se desarrolla según una coyuntura muy particular, y la moda es un reflejo cultural directo de lo que sucede en un momento específico. Por mi experiencia como fashion blogger, puedo afirmar que muchas personas no perciben la moda como algo que se puede interiorizar en el día a día. La buscan para una ocasión en particular. Un matrimonio, un bautizo, una entrevista de trabajo, mas no para incorporarla en su día a día. La sienten lejana, la ven complicada, costosa, excluyente, y no conciben que pueda existir moda en los paraderos del Cercado de Lima, en las plazas de Chorrillos o en alguna calle de Independencia. Mucho menos se les ocurre que podamos rebuscar en estos lugares rostros considerados bellos.

—Cuando decimos cholo no nos referimos tanto a un pigmento de piel, a un tipo de rostro o de cuerpo —puntualiza Joaquín Yrrivarren, sociólogo—. Nos referimos a un cuerpo haciendo una actividad.

Me hace caer en cuenta cómo le he remarcado el tema que las modelos mencionadas en este libro viven en lugares como El Agustino, Bellavista, Barrios Altos y Cusco. ¿Qué sabemos de estos lugares? ¿Cuál es nuestra percepción general? De los tres primeros que son sitios peligrosos y alejados de la prosperidad galopante de la bonanza económica del país. Del último, que es una capital histórica con un brillo milenario. Una joya turística, principalmente.

¿Cómo puede haber belleza ahí? Es decir, una belleza comercial, digna de aparecer en editoriales de moda y carteles publicitarios. ¿Cómo un cuerpo que exista en ese contexto puede ser considerado bello? Nos sorprende, nos llama la atención. En nuestro país, asociamos la belleza un espacio, a una situación, a una acción. Mientras conversamos, noto que hay una revista Cosas en la mesa de al lado. El rostro de Marilyn Saldaña nos observa desde la portada. Marylin, una chica que lleva una vida normal en un distrito empobrecido de la capital. Utiliza el transporte público, no va a una escuela particular ni viaja al extranjero durante sus vacaciones. Yrrivarren cita a Claudia Llosa en su comparación. «Cuando vi a Magaly Solier, lo primero que hice fue encuadrarle el rostro».

(…)  El diseñador Roger Loayza realizó una visita guiada al Museo Larco con un amigo estadounidense. Al haber nacido en Bucarest, Europa del Este y no haber tenido contacto directo con la historia del Perú en su infancia, Roger encontró esta visita igual de productiva que su acompañante. El docente-guía se desenvolvía en explicaciones de culturas precolombinas, cuando llegaron a la sección mochica. Roger notó que ese arte representaba la anatomía humana de una forma tan realista que resultaba impactante, sobre todo, los rostros. Facciones redondeadas, narices con una ligera curva aguileña, labios rellenos y ojos redondos y ligeramente separados sobre la cerámica de tono canela oscuro. Inmediatamente, el diseñador menciona Trésor National, la editorial de moda que Burga estelariza, y que salió en la edición Abril 2013 de Vogue Paris.

«No hay más que una. Una sola top procedente de Lima ha sido lanzada en un bello escape sobre los podios de moda del mundo entero. Un encuentro con Juana Burga, alias Juanita, un rostro símbolo de la belleza cincelada y del alma nutrida de tradiciones amazónicas. El nuevo rostro de Perú». (texto original en francés)

Nadie es profeta en su propia tierra. Tal vez por esto, un ojo ajeno pueda definir mejor la idea de una modelo peruana que se vea peruana. Difícilmente una modelo en Lima sería presentada en los medios como poseedora de una belleza cincelada. Los ángulos no son tan apreciados como las curvas. Basta recordar el altercado entre la conductora de televisión Magaly Medina y la participante Lorena Dávila, del concurso Peru’s Next Top Model en señal abierta. En el episodio donde Medina fue la jurado invitada, su comentario sobre la belleza de Dávila fue la parte más comentada del show. «¡No puedes sacar lo chola regia que eres!». Loayza retoma el hilo para apuntar lo extraordinario que resulta que una modelo tenga una belleza que se pueda rastrear hasta una cultura prehispánica. Si habláramos de un valor agregado en la belleza, ése sería definitivamente uno, señala. En un mundo cada vez más globalizado, con enormes cantidades de migraciones, parejas interraciales e individuos que pueden jactarse de ser un cuarto brasileros, un cuarto polacos, un cuarto franceses y un cuarto libaneses, rostros que sean vivos retratos de culturas ancestrales es lo realmente valioso hoy en día.

—No muchas personas pueden alardear de eso —afirma sin ocultar su admiración—. Es increíble que estos rasgos se puedan trazar con tanto mestizaje que ha habido en el Perú.

Juanita confiesa en la entrevista sus raíces amazónicas y moches sin ningún tapujo, tema que jamás se había tocado en ninguna publicación peruana. El artículo, originalmente en francés, reza: “Crecí entre Lima y Chiclayo. La familia de mi papá viene de la Amazonía y la de mi mamá desciende directamente de los moche, un pueblo precolombino del norte del país»

Yo también leí esa entrevista en Vogue Paris. Como Loayza, podía entender claramente por qué Burga era la primera modelo peruana haciendo un solo editorial en la biblia de la moda internacional. Vestida primero como una indígena amazónica, con el rostro pintado en líneas rojas tribales y sosteniendo con ambas manos, delicadamente, una colorido chaqueta de patrones étnicos de la marca parisina Barbara Bui.

El fotógrafo peruano Mario Testino fue el encargado de retratar sus rasgos peruanos en todo su esplendor en una edición dedicada especialmente al Perú. El resultado era impactante. Pasando la primera página, una Juana andina posaba con ambas manos en la cintura, ojos felinos y enfundada en una chaqueta de la última colección de la firma italiana Dolce & Gabbana.

«Citadina elegante o chica de la jungla con encanto amazónico, Juanita encarna todas las facetas del Perú. Lejos del ejercicio del mimetismo, es su autenticidad absoluta, duplicada de una espectacular belleza, que la ha propulsado sobre los podios del mundo entero».

Durante los capítulos previos, se había dificultado un poco definir qué hacia que una modelo peruana se viese realmente peruana. Desde una mirada externa, el lucir rasgos propios de la Amazonía o la zona andina del Perú es el sello más claro de una belleza propia de nuestro país. Para una persona que ha estado en contacto con bellezas de distintos rincones del mundo, el asunto es claro. En la nota, citan palabras reveladoras de Testino. «¿Sabes qué me llama la atención de Juana? Son sus rasgos netamente peruanos. Ella tiene exactamente el tipo de físico que se solía pasar por alto en el Perú en el pasado, a la par que se prestaba más atención a los cánones de belleza de otros lugares. Estamos redescubriendo (la belleza peruana) completamente hoy en día».

—Para Vogue Paris ése era el plus. Para ciertos sectores de la sociedad limeña, ése es el defecto —Loayza frunce ligeramente el ceño antes de continuar—. Es que acá el racismo es tan fuerte…

Comments