Fashion

Ya es Demasiado

April 12, 2017

No hice estas fotos pensando en este tema. 

Pero minutos antes de comenzar este post vi la noticia del video de la violación a una chica en una discoteca del cono Norte que se ha vuelto viral en redes. Sólo pude verlo una vez y sin sonido, mientras se me erizaban los pelos de ambos brazos. Lamentablemente, cometí el error de leer los comentarios, y los sentimientos de indignación y rabia se convirtieron rápidamente en asco y en un bajón de ánimo difícil de explicar.

Luego vi estas fotos, las que de este post. Ya no podía verlas con los mismos ojos. “Este vestido sería demasiado pegado? Los tacos demasiado altos? Estaría sonriendo mucho? Si salgo efectivamente así a una fiesta y me paso de tragos, lo del video podría ser un escenario real?“. Y por más absurdas que suenen estas preguntas, las estadísticas de violencia contra la mujer en nuestro país, este reciente viral nauseabundo y los comentarios de muchos hombres (y tristemente, varias mujeres también), sacan a la luz una realidad que muchos quisiéramos creer que estamos dejando atrás. Pero al parecer, no tanto.

 

En estos últimos años ya no salgo mucho de fiesta. En parte por mi nueva actitud de señora de veintitantos explicada en este post. Pero entre mis 17 y 24, irme de juerga hasta las últimas era la consigna de los fines de semana. Me gustaba, era adolescente y era divertido, y emborracharse hasta las últimas es algo que todos hemos hecho al menos una vez en nuestras vidas. Quien no que tire la primera piedra. Pero al parecer sigue habiendo una diferencia radical hacerlo siendo mujer y siendo hombre.

“Mejor no tomo un vaso más, me pueden violar…”

NINGUNA mujer en su sano juicio piensa esto. Si bien es cierto que “Consumir bebidas alcohólicas en exceso es dañino” (por algo está en las etiquetas de todas las marcas) y terminar ebria puede tener consecuencias como perder el celular, romperte un taco o enviar audios a tu ex de los que te arrepentirás al día siguiente, no tiene que significar que alguien va a abusar sexualmente de ti.

“Mucha sonrisa?”

Hay que tener cuidado? Sí. Pero leer cosas como “Tú no irías con tu iphone 7 a pasearte de noche por Barracones” comparando con ser mujer y beber unas copas en una discoteca es absurdo. Es exactamente igual que el “Por qué usas faldas tan cortas, con razón te metieron mano“.

Es culpar a la víctima y ponerla en una posición aún más denigrante luego de haber pasado por un episodio traumático. La cantidad de hombres que he visto tirados en bares y discotecas, en estado etílico máximo, y lo último que deben pensar es “Espero que no me violen“.

Para nuestra sociedad, venir al mundo con una vagina en lugar de un pene me pone en una posición vulnerable frente a muchas situaciones. Y estoy harta de eso. Por eso cada vez que me dicen “Oie Adriana pero medio exagerado esto del feminismo no? ahora todas están super sensibles…” o escucho los comentarios de nuestro padres de la Patria o de nuestro Cardenal (lavados vaginales, no es violación porque no lubrica, las mujeres se ponen en escaparates), estoy más segura que nunca que es un tema del que seguiré escribiendo. Incomode a quien le incomode.

Somos seres humanos, no animales. Pero vivimos en una sociedad donde se les enseña a las mujeres a no ser violadas en lugar de enseñarles a los hombres a no violar.

Comments